Ante la inminente aprobación del nuevo currículum de bachillerato, queremos exponer los siguientes puntos:

  • www.coinrate.com.co Nos oponemos a un bachillerato que se pueda aprobar “por tramos” o por asignaturas. Si algo ha caracterizado a esta etapa educativa ha sido su carácter integral, que quedará roto si se permite que los alumnos aprueben de un modo fragmentario, perdiendo así la visión completa que pretende ofrecer un bachillerato.
  • Un bachillerato de dos años es insuficiente. España es uno de los pocos países europeos con dos años de bachillerato. Pretender que un alumno logre en dos años el nivel cultural necesario para continuar con estudios universitarios es ilusorio. Un bachillerato de 3 años completaría carencias y permitiría ampliar esa formación necesaria para iniciar los estudios universitarios. Este tercer curso deberá recortarse de la ESO, sin que esto implique renunciar necesariamente a la obligatoriedad de la enseñanza hasta los 16 años, sino introduciendo un currículum abierto, y flexible.
  • Las enseñanzas deben estar equilibradas. Una asignatura optativa no debe tener más carga horaria que una obligatoria o de modalidad. Y esto sin perder de vista la importancia de asignaturas instrumentales (lenguaje, matemáticas) y el idioma extranjero, fundamental para el mundo en que vivimos.
  • Los criterios pedagógicos del bachillerato deben basarse en el esfuerzo y la excelencia. No se trata de una etapa elitista ni de impedir que los menos preparados accedan a la enseñanza superior. Pero sí de dar a esta etapa una identidad propia, que ha venido teniendo en nuestro país durante décadas. Criterios mínimos y elementales en cuestiones tan básicas como las faltas de ortografía, el abandono de asignaturas, o las actitudes inadecuadas para una etapa postobligatoria deben ser abordadas con rigor y firmeza, sin una permisividad que termine convirtiendo esta etapa en una continuación de la secundaria.